martes, enero 30, 2007

Cuento largo, parte 2 de 2

Lupe
.
Lupe era la tercera de los seis hijos de Josefina, la que se haría cargo de sus 3 hermanos más chicos cuando su mamá salía a trabajar y a la que tanto horror le daba la indiferencia de su padre, haciéndola crecer tímida e insegura aunque con una cintura capaz de hacer voltear a cualquiera.
No le veía el caso a enamorarse, estaba bien demostrado que eso acababa en desastre, no hacía falta más cosa que ver a su madre: sola, en medio de chiquillos pedinches, un quehacer interminable y la sensación de vivir en la nada.
Dos veces trató de apartarse de aquel vacío familiar yéndose de monja.... la primera vez no toleró la dieta de lentejas y habas ni el frío de la sierra con lo que trataban de templarle el carácter durante su estancia como novicia y la segunda, porque pese a la insistencia de las monjas, porque se dio cuenta que Dios no la amaría más de lo que pudiera hacerlo ella misma.
Volvió a su casa a hacer de la monotonía de la vida de su madre la suya propia, yendo del trabajo a su casa y de su casa al trabajo. Ahí era Lupita la seria, Lupita la eficiente, Lupita todas buenas palabras, mismas que le sonaban como cencerros: huecos y sin importancia..... hasta que llegó el nuevo gerente, alto, sereno, de ojos chiquitos y manos adorables con los que comenzó a cambiar la rutina dos veces a la semana.
Una pinche puta, se volvió su nueva descripción; a ella como siempre le importó muy poco el comentario, qué diablos si era casado, si estaba arruinando un matrimonio, qué diablos si por primera vez en la vida supo lo que era el cariño y porqué a veces oía que decían que no se gastaba.

Etiquetas:

7 Comentarios:

A la/s 8:13 p. m., Blogger Ocelotl dijo...

Interesate y aunque un poco surealista, pues éste género cobra vida gracias al imaginario individual, esta impregnado de ese dejo de realidad con el que siempre se topa uno al conocer a fondo la vida de alguien más. Y a veces las situaciones ajenas pueden ser bastante estremecedoras.

Me gustó la división entre los sucesos y descripciones de los dos personajes, y el final no lo esperaba, pero llego muy repentinamente, me hubiera gustado conocer un poco más del sufrimiento y los motivos ocultos de Lupe.

Saludos!!!

 
A la/s 12:53 a. m., Blogger Hulde Ayala dijo...

y pues... las vueltas que da la vida, jeje...

saluditos.

 
A la/s 5:39 p. m., Blogger wuicho dijo...

Me gusto...me gusto!!....muy bueno!!...gracias tambien por lo que me escribiste sobre mis dibujos y el buen Simón!!...Un graaaan saludo!!

 
A la/s 9:46 p. m., Blogger Ultra dijo...

QUE BIEN QUE Lupita se pudo quitar ese peso de encima, de ser la misma de siempre...

Oye nena...no has pensado algun día en escribir, así como que la vida galante de una mujer perfida????

 
A la/s 8:56 p. m., Blogger paztor dijo...

Muy chido mi estimada, te mando saludos!

 
A la/s 9:15 p. m., Blogger Ultra dijo...

dónde andas?????? o habrá tercera parte?

 
A la/s 2:21 p. m., Blogger El Negro dijo...

Es una buena puesta de escenario, para ambas partes, la primera y la segunda.

Como que faltó el idilio, el clímax y... bueno, acorde a tu estilo, podemos pasar por alto el desenlace. Que cada quién se lo imagine.

Muy buena historia.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal