jueves, noviembre 09, 2006

Otro cuentito...

Tenía los dedos chatos y callosos culpa de ensartar chaquiras hora tras hora, ya fuera en su casa o en el puesto de Coyoacán... le parecía tan tedioso y era tan hábil a la vez que no sabía que pensar de si misma.
Su tata detrás de ella siempre medio adormilado por el mezcal, cuidándola de la gente de la ciudad; esa gente que la veía siempre curiosa, a ella, una morena de ojos negros y grandes con su huipil multicolor que debería tener hechos moño las cintas de los brazos en señal de que era soltera pero ya tenía edad suficiente para tener un marido, gran cosa, eso si que nunca le había hecho gracia, su casa de un solo cuarto no dejaba nada a la imaginación cuando su tata se trepaba sobre su mama como una bestia que jadeaba y pujaba sin recato; pensar que un hombre le hiciera eso la hacía sentir un nudo en las tripas. Cada vez que le llegaban los sonidos de aquel acto se cobijaba hasta las orejas y trataba de imaginarse en un lugar diferente a aquel con piso de tierra y sus tripudos y lombricientos hermanos durmiendo a su alrededor.
Ella era la única que trabajaba, la única con “buenos ojos” para bordar la chaquira con la que le daba vida a tigres, serpientes, paisajes y máscaras, le dijo su tata a la mujer que se acercó ese domingo, una mujer alta y rubia, hermosa como un sol, que hablaba tan chistoso y decía ser española.
No hubo tiempo de nada, su tata recibió gustoso los billetes y la apuró a tomar la caja con las chaquiras empujándola y diciéndole que hiciera todo lo que le dijeran. Caminó al lado de la mujer que le explicaba algo sobre un museo y le sonreía y le veía como nunca antes lo habían hecho con ella.....
Cuando la mujer le puso la mano sobre la mejilla y le preguntó su nombre, sintió que algo se encendía su vientre, me llamo Malintzin, dijo y supo que a partir de ese momento todo sería muy diferente.

Etiquetas:

11 Comentarios:

A la/s 4:05 p. m., Blogger DARIUS TREMENS dijo...

Que hacer o que decir de las Malitzin que sobreviven Coyoacán ,día a día,es difícil siquiera pensar lo que viven,tan discriminadas y tan despreciadas por todos ,ni hablar lo peor en este país es ser indígena y mujer.Un saludo Demonia,cuidate.

 
A la/s 4:32 p. m., Blogger Candy Cadillo dijo...

Que ternura me da este cuentito...

 
A la/s 6:15 p. m., Blogger Ultra dijo...

Muy bueno, me imagine un libro que leí...donde decìa que llegaban los europeos por las mujeres autóctonas guapas y se las llevaban a trabajar a un prostibulo...

salU2ªªª

 
A la/s 6:29 p. m., Blogger Deux ex machina dijo...

tu si le hacs honor a tu musa celestial; Terpsicore
Y deberias pensar en hacer tu serie de cuentos porke ya van 2 muy buenos...y como pinta vas muy bien

y ampliando lo que dice darius, es cierto, la discriminacion a la gente indigena sea hombre o mujer es suicidarnos, en ellos he encontrado grandes amigos y gente creativa, mas que en cualkier escuela, acercarse a un extraño cada dia, me puse es atarea hace 3 meses y ellos son los unicos que han convivido conmigo honestamente, los demas hasta gjeta hacen y las chicas ni se diga, pobre gente pendeja, pero no la gente artesana e indigena que anda en la calle sino todos los demas...

abrazos y besos...hoy, te los dejo en la frente

 
A la/s 10:06 p. m., Blogger ALEJANDRO AREVALO dijo...

Buena para los cuentos la DareDevil,las Malintzin son muy buenas parta esas cosas de las artesanias,pero siempre sufren de discriminacion por parte de la gente de su mismo pais,y si estan guapas pues se las quieren hechar al plato los gandallas.Saludos.

 
A la/s 5:44 p. m., Blogger anton dijo...

me gustó el final. sin embargo eso de "tata" sólo se usaba en las telenovelas, no? y en el cine? lo noto algo discriminatorio. En las poblaciones indígenas sólo se usaba para decir Tata Dios, pero no para el padre. Conoce a los kikapús, al jefe amiko? ha hablado con algún mayo? Ha escuchado a la seri amalia astorga? a adolfo burgos? este tratamiento me recuerda a Lila Dawns y Salif Keita. Saludos

 
A la/s 11:23 p. m., Blogger Daredevil Tam dijo...

Pues si, Tata es un tratamiento de respeto, generalmente hacia una figura masculina: Dios, Vasco de Quiroga (en el caso de los purhépechas -no tarasco, que significa otra cosa-), etc. y quise utilizarlo tanto como cosa novelera como para enmarcar el hecho de que aun hoy la vida de muchas mujeres gira alrededor de una falsa figura de autoridad masculina. Gracias a todos por los comentarios...

 
A la/s 9:05 a. m., Blogger anton dijo...

como Ninel Conde, a ella la golpeaban, y no es indígena, qué no? :)

 
A la/s 9:21 a. m., Blogger XK dijo...

Chingas, estaba tratando de concentrarme en la lectura pero no pude ni madres, al rato vuelvo a ver si ahora si...

Saludos.

 
A la/s 4:29 p. m., Blogger Martingallego dijo...

Muy bueno el cuento, al principio no entendía el significado de algunas palabras, pero luego quedó claro.....

 
A la/s 1:28 p. m., Blogger El Negro dijo...

Me encantó tu cuento...
nada más que agregar

Soy fanático de los cuentos cortos y este me encantó.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal